2.15.2006

Letrillas mías...

Hoy, mientras explicaba a mis alumnos los ejemplos de acento diacrítico y enfático, una de ellas preguntó:

¿Y a usted le gusta ésto profe?

La pregunta me hizo sonreír, y no pude más que responder afirmativamente, al darme cuenta de que en verdad amo las palabras.

Si bien me había dado por pensar que mi clase favorita era la que imparto a un grupo de Comunicación, donde los contenidos son enteramente de la profesión, esta mañana una simple pregunta me hizo revalorar mis clases de Taller de Expresión... y sí, disfruto mucho explicar contenidos gramaticales a mis alumnos. Porque amo las letras, y me encanta trabajar con ellas.

Pensando en todo esto camino a casa, mientras escuchaba canciones de amor (como de costumbre), surgió este poemita:

Por amor a las letras,
en mi ardiente adoración por las palabras...
terminé por convertirte en sustantivo,
—núcleo del sujeto de mi oración—.
Fuiste entonces, el tema central de mis textos,
elemento permanente en mi discurso,
al que adjetivé con lascivia e impúdico ardor.
Capricho gramatical,
arbitrariedad sintáctica;
rompiendo cuanta regla se interpusiera,
escribí a mi antojo la historia de los dos.
Hoy te encuentro en estas hojas,
en las mudas palabras
que viven quietecitas sobre el papel,
esperando a ser leídas.
Te leo, te recorro frase a frase,
centímetro a centímetro
de líneas rectas y curvas
que danzan ante mis ojos.
Y existes aquí,
en el silencio de estos poemas
que gritan tu cuerpo,
tu aroma, tu voz.
Que cuentan la historia
que escribimos juntos,
ahora que, seguramente, duermes
bajo la pluma de alguien más.
------------------------------------------
mmr

2 comments:

hannibal said...

a valla lo mejor es que cuando uno esta en lo que le gusta y ama hasta da gusto levantarse por las mañanas jaja pero alfin la encuentro con eso de los 5 blogs ya no sepo donde comentar pero por eso ya los leere todos je saludos

Monica Morales said...

Saludos Hannibal :)

Sí, es una verdadera fortuna hacer lo que a una le gusta!!!

Hasta pronto
Mony