1.11.2008

Descanse en paz Andrés Henestrosa


EL MAR Y LA MONTAÑA (fragmento)

La mar es lo constantemente movible; la montaña es lo eternamente inmutable. Estas opuestas condiciones, la de la región montañosa y la de la zona marítima, vienen a constituir los dos medios en que los grandes espíritus se han formado. De allí se sigue que el montañés sea sobrio, imperturbable, firme y retraído; mientras que el hijo de las costas es alegre, audaz, apasionado y comunicativo. El hijo de las montañas vive en el aislamiento; desde temprano aprende a no contar más que consigo mismo; mientras que el costeño vive asociado, y desde su tierna infancia se considera como miembro del grupo, y aprende a ayudar y a valerse de la ayuda ajena. Para el uno el yo es individual, aunque sin egoísmo; para el otro el yo es social, aunque sin altruismo, porque el primero se considera como miembro de la humanidad, y el segundo considera siempre la humanidad como un conjunto de grupos sociales. Así que el montañés cree en la independencia; mientras que el costeño sólo cree en la libertad.

Andrés Henestrosa (2007)
Los caminos de Juárez.
2ª ed. México: Asoc. Nal. del Libro.

2 comments:

San_Tijuas said...

Wow, pense que ya nadie sabia de este Sr. El Mar y la Montaña me gusta mucho, sobre todo el "Así que el montañés cree en la independencia; mientras que el costeño sólo cree en la libertad."

Me produce algo de conflictos emocionales porque vivo en calafia :S

Te felicito por tu blog, es muy interesante y sobre todo util para la humanidad.

Apologética said...

buena música en tu blog...