10.23.2012

10.15.2012

10.13.2012

No fear



esta mañana,  a partir de una conversación entre coworkers, reconocí públicamente que, desde que la Kix existe, no siento ningún miedo. 

De niña, durante la adolescencia y aún en mi "temprana edad adulta" fui en extremo miedosa.  Temía a los bichos, a los sonidos inexplicables de la noche, a la posibilidad de un temblor y la consecuente -y traumática- muerte bajo los escombros; al "apocalipsis" y, en algún momento, hasta a la invasión  de extraterrestres en el planeta.

Esa era yo: toda miedos.

No sabría decirles el momento exacto en que sucedió la metamorfosis,  si acaso fue repentina o me llevó algo de tiempo. Supongo que vine a descubrirlo cuando nos mudamos.  Cuando empezamos la vida Ella y Yo, sin más.

Resulta que me encontré, de pronto, siendo "cabeza" de familia, siendo el adulto. Supongo que una trae cultura, tradiciones, nociones básicas en el inconsciente que, al ser detonadas por las circunstancias, salen a flote y te ayudan a sobrevivir.

De pronto fui yo la que salía a prender el boiler en plena noche, la que mataba los bichos, la que serenaba luego de una pesadilla.  De pronto fui yo la que daba las explicaciones lógicas, científicas y racionales ante esos -antes- inexplicables sonidos de la noche; la que, con toda calma, la tomaba en mis brazos desde la cuna y salía al patio, a esperar que el temblor terminara.

Recuerdo que, de niña, mi padre nos contaba que su mamá, mi abuelita, mataba las serpientes que encontraba en su patio y yo me horrorizaba de pensarlo y me sabía incapaz de un acto de tal valor.  Ahora me queda claro que, así fuera un dragón lo que amenazara mi mundo, igual que Doña Cande, terminaba con él a escobazos.

Soy la capitana del barco, yo dirijo nuestros pasos.  Algunas veces, sobre todo si en el recorrido se hace de noche, la Kix me pregunta, desde el booster seat, si sé a dónde vamos. Sonriendo le respondo cada vez:  ¡Yo siempre sé hacia dónde vamos!

10.10.2012

"Tú y las nubes...", Otoño

drama

El Otoño con sus nubes -y su promesa de lluvia- me trae de un ala.

Ocaso

Ocaso

nace un poema y yo -tiempo después- contaré: era Otoño y escuchaba a Piazzolla...

10.06.2012

tarde de Otoño

tarde de Otoño

que, en vez de pijama, pudiera vestirme el atardecer de hoy para ir a la cama y así soñar los deseos más retorcidamente sepia del Otoño.
mmr :)

los estragos del insomnio...



[disculpe las molestias]

10.03.2012

A Matilde Urrutia

Señora mía muy amada, gran padecimiento tuve al escribirte estos mal llamados sonetos y harto me dolieron y costaron, pero la alegría de ofrecértelos es mayor que una pradera.  Al proponérmelo bien sabía que al costado de cada uno, por afición electiva y elegancia, los poetas de todo tiempo dispusieron rimas que sonaron como platería, cristal o cañonazo.   Yo, con mucha humildad hice estos sonetos de madera, les di el sonido de esta opaca y pura substancia y así deben llegar a tus oídos.  Tú y yo caminando por bosques y arenales, por lagos perdidos, por cenicientas latitudes, recogimos fragmentos de palo puro, de maderos sometidos al vaivén del agua y la intemperie   De tales suavizadísimos vestigios construí con hacha, cuchillo, cortaplumas, estas madererías de amor y edifiqué pequeñas casas de catorce tablas para que en ellas vivan tus ojos de adoro y canto.  Así establecidas mis razones de amor te entrego esta centuria: sonetos de madera que sólo se levantaron porque tú les diste la vida.

Octubre de 1959.

Pablo Neruda

[presentación del libro CIEN SONETOS DE AMOR]